Yo me quedo en casa

Corrupción en el proyecto túnel del Alto Piura

Armando Orosco Quiñones

Publicado: 2016-03-17

El túnel del Alto Piura es un invento de la corrupción que atenta contra el desarrollo de Piura y Lambayeque 

Probablemente las Naciones Unidas quisieron crear un organismo útil para acelerar y garantizar el buen funcionamiento de nuestros grandes proyectos. Final y efectivamente recibimos un refugio para la corrupción inmensa que desde Brasil nos llega y aquí consigue muy activos colaboradores envidiablemente ubicados en altas esferas del Estado. El Proyecto Alto Piura es aquí verdaderamente emblemático.

Todo comienza cuando Alan García y César Trelles, para un Proyecto sin estudios del nivel indispensable, consiguen S/300’000.000 que fueron puntualmente entregados en 4 armadas anuales de S/75’000.000. Este dinero desapareció sin ningún beneficio para el Proyecto Alto Piura, así lo afirma un avance de obras de 0.6% para la Presa Tronera y 1.6% para el Túnel Trasandino. Pero inexplicablemente se cumplió un nuevo asalto al erario nacional, cuando en forma casi simultánea, ya en las postrimerías de sus correspondientes gobiernos, este par de eminentes apristas, sin vergüenza ninguna, firman con la corrupta brasilera Correa y Camargo un contrato para ejecutar las mismas obras del Proyecto Alto Piura que suponíamos ya totalmente construidas e íntegramente pagadas.

Porque se trataba de un contrato nefasto, con muchos perjuicios para Piura y el Perú y carente de estudios adecuados, el entrante Gobierno de Javier Atkins lo anula pero, firma, para las mismas obras, un segundo contrato con la misma corrupta empresa. En medio de nuevas preocupantes entregas monetarias, este tercer contrato termina cuando Correa y Camargo enjuicia al Proyecto Alto Piura por diversas reclamos económicos y porque no le fueron entregados los Estudios de las obras por ejecutar, entonces crea la necesidad para que el Gobierno de Javier Atkins, ya en sus postreros momentos, cumpla apuradamente con diversos intentos fallidos para conseguir un cuarto contrato para un Proyecto que, ya bastante avanzado el año 2014, no cuenta con los estudios indispensables pero que ya dilapidó MIL MILLONES DE SOLES que el Perú necesita con angustia.

Para evitar que muchos millones de soles pasen a las planillas de devengados, en forma tan irresponsable como precipitada y delictuosa, el nuevo Gobierno Regional de Piura ha conseguido firmar, con participación de muchas autoridades de muy alta ubicación, en diciembre último, para las mismas obras que no cuentan con los estudios del nivel adecuado, un nuevo, es decir, el cuarto contrato, por sumas mayores a los anteriores pero con las mismas empresas corruptas del Brasil que, por entendible vergüenza, necesitan disfrazar con el mote de Empresa italo-peruana.

Aquí el corazón del tema. Para conseguir los tres últimos contratos, estas muy conocidas empresas de la corrupción que en el Brasil tienen encarcelados a sus más altos dignatarios, se refugiaron en UNOPS (La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos) porque allí la corrupción consigue artificios legales que le permiten mantenerse protegida de cualquier acción de control y vigilancia que, dentro de su estricto derecho, demande cualquier autoridad peruana.

El Proyecto Olmos que cuenta actualmente con obras totalmente terminadas y en correcto funcionamiento y que son suficientes para manejar el triple del mayor volumen esperable en el río Huancabamba, reclama la restitución de los 335’000,000 de metros cúbicos adjudicados por decreto supremo al Proyecto Alto Piura, porque, en base a esa agua, los comuneros de la Comunidad Santo Domingo de Olmos pueden desarrollar en forma inmediata y sin ningún gasto por concepto de trasvase, 30.000 hectáreas de agricultura, bastante más que el valle de Ica. Para hacer lo mismo el Alto Piura requiere de una inversión que frisa los DOS MIL MILLONES de soles y una espera de por lo menos 8/10 años, en que el Perú entregará al mundo entero el bochornoso espectáculo de un país que desperdicia irresponsablemente un inmenso volumen de agua que ahora, en su largo camino para perderse en el atlántico, causa muchos daños, en vez de entregar trabajo y beneficio directo e inmediato para miles de comuneros de la Comunidad Santo Domingo de Olmos.

Importante es dejar constancia que esta vieja lucha contra la corrupción y en defensa del Proyecto Olmos, en ninguna forma es contraria al legítimo derecho de todos los piuranos de contar con el Proyecto Alto Piura como obra vital para su alto desarrollo regional, pero reclama que ello se sustente en agua obtenida en su propio territorio regional, en mejores condiciones técnico-económicas, en mayores cantidades y, de especial importancia, sin la necesidad de un absurdo, muy caro y complicado Túnel Trasandino que es el medio mejor que la alta corrupción ha inventado para proteger sus protervos intereses anti peruanos, con ayuda de altas autoridades que allí obtienen muy suculentas coimas.

Concluyo demandando una investigación urgente, profunda y limpia de corrupción pero que conlleve la inmediata paralización de este sucio y criminal dispendio de dineros públicos, que no termina de ser el Proyecto Alto Piura.

OTRAMIRADA


Escrito por

otraMirada

OtraMirada, Medio de comunicación digital de análisis político.


Publicado en

otramirada

Otro blog más de Lamula.pe