Yo me quedo en casa

¿Por qué es necesario un aumento del salario mínimo?

Publicado: 2015-03-03

El anuncio de un posible aumento de la Remuneración Mínima Vital (RMV) ha vuelto a desatar la oposición entre el empresariado. Aunque los datos oficiales indican que el Perú tiene la segunda RMV más baja de América Latina, en la prensa diaria encontramos más argumentos en contra que a favor. Otramirada pone en cuestión las afirmaciones vertidas por los distintos gremios empresariales. 

Las condiciones están dadas

El Consejo Nacional del Trabajo (CNT), organismo adscrito al Ministerio de Trabajo, es el encargado de sugerir ajustes a la RMV cada dos años. La fórmula que utiliza toma en cuenta factores de productividad e inflación. Lastimosamente, esto no se ha venido cumpliendo con regularidad ya que la RMV está congelada en S/. 750 desde el 2012.

Según el economista Félix Jiménez, tanto la inflación (11.2% en promedio) como la productividad (cerca del 12%) en el período 2011 a 2014, justifican el aumento. “El actual salario mínimo ha perdido capacidad de compra por el aumento de los precios, por eso es necesario restaurar esa capacidad de compra. El aumento del salario mínimo también es un mecanismo para impulsar el mercado interno”, refiere el economista.

El aumento nunca es oportuno

Los argumentos contra el aumento de la RMV se repiten cada vez que el tema es puesto sobre la mesa. Como en el 2012, la Confiep, Adex, Coopex y otros gremios sustentan su negativa en que la medida generaría un aumento en el costo de inversión, subiría los costos no salariales, beneficiaría a una porción muy pequeña de la PEA (8%) y que, en caso se diera, el aumento debería ser diferenciado según el tamaño de empresa.

A diferencia de aquella oportunidad, sin embargo, ahora sacan a relucir que el aumento es inoportuno en un contexto de desaceleración económica, con la inversión privada casi paralizada y la confianza del empresariado por los suelos. Divulgan estudios, elaborados en su propio seno, que les dan la razón y tergiversan cifras para que parezca que el aumento del RMV estimularía la informalidad.

La miopía del empresariado

Para Jiménez, los temores del empresariado no se justifican. Decir que los costos de inversión aumentan es mirar solo una cara de la moneda. “Los trabajadores no se guardan esa plata en los bolsillos sino que la gastan en bienes y servicios que son producidos por las empresas”. De esa manera, afirma, se compensa, o más que se compensa el aumento del costo de producción.

Por otro lado, como afirma el economista Humberto Campodónico en su última columna de La República, no es cierto que un aumento de la RMV tenga alguna relación con el pase a la informalidad de los trabajadores. Entre el 2005 y el 2012, período en el que el salario mínimo comenzó a recuperarse, la informalidad bajó del 68.8% al 57.7%. Exactamente lo contrario a lo que vaticinan algunos tecnócratas.

Por último, la RMV actual es también baja en relación a nuestra propia historia. Como afirma el economista Pedro Francke “en los últimos 25 años la proporción del PBI que se distribuye a los trabajadores ha caído de 30% a 21%. Este cambio en la distribución del ingreso suma hoy unos 50 mil millones de soles anuales que han perdido los trabajadores”.

Hacia una política permanente

Hay que recordar que la incertidumbre acerca del ajuste al salario mínimo viene dado, entre otros motivos, por el desdén y el uso político que le han dado los distintos gobiernos a las recomendaciones del Consejo Nacional de Trabajo, convocado para sofocar crisis antes que para establecer una política de salarios que se mantenga en el tiempo. De la superación de estos problemas depende que el Perú deje de estar a la zaga en la región en lo que a salarios mínimos se refiere.

Por otro lado, de darse este aumento, que los expertos han calculado en S/.60 según la fórmula del CNT (alcanzado los S/.810), el gobierno de Ollanta Humala no solo daría un mensaje positivo a los trabajadores en un contexto en el que todo juega en su contra (Ley Pulpín, Ley Pulpón), sino que se convertiría en el gobierno que más habría avanzado en esta materia (el sueldo mínimo era de S/.600 en el 2011). Como se ve, hay mucho que ganar.

OTRAMIRADA


Escrito por

otraMirada

OtraMirada, Medio de comunicación digital de análisis político.


Publicado en

otramirada

Otro blog más de Lamula.pe